Con Cristo, el eternamente joven. Alegría e ilusión en las Jornadas de Verano Juveniles vividas en Trayamar

52

Tras algo más de un año en que la situación de pandemia no nos ha permitido seguir los ritmos de actividades habituales, el buen ritmo de vacunación ha permitido a la Delegación de Juventud de la Diócesis de Jaén apostar fuerte por las Jornadas Juveniles de Verano de este año, tomando las debidas precauciones recomendadas por las autoridades sanitarias. Hemos contado también con la presencia de nuestro Seminario, el semillero de vocaciones sacerdotales de nuestra Diócesis.

Resumir la intensidad de estos cuatro días de convivencia en unas pocas líneas es una tarea difícil, pero se podría condensar en una frase: han sido unos días de encuentro fuerte con el Señor en compañía de los hermanos. Un nutrido grupo de jóvenes nos hemos reunido en la casa de espiritualidad de Trayamar en Algarrobo Costa (Málaga). Llegamos el lunes día 19, y, tras instalarnos en nuestras respectivas habitaciones, los sacerdotes D. Juan Carlos Córdoba y D. José Navarrete nos mostraron las actividades que íbamos a realizar, y cada uno nos presentamos brevemente para conocernos un poco mejor.

El programa contemplaba espacios para la formación y momentos de descanso en comunidad. Las charlas formativas han supuesto verdaderos testimonios de fe, tocando temas muy necesarios. Así, el martes por la mañana contamos con la presencia de Antonio Campos, de la Delegación de Juventud, que nos ha hablado de la importancia del acompañamiento, proporcionándonos unas líneas acerca de lo que es y cómo se debe realizar. Ese mismo día por la tarde, nos visitó el conocido dibujante Fano, quien a través de sus dibujos nos dio una charla muy polifacética y entretenida.

El miércoles por la mañana, Francisco Ramírez, de Acción Católica General, nos mostró cómo debe ser la vida cristiana a través de una dinámica inspirada en un viaje en tren, animando a todos los jóvenes a no perder la fuerza característica de la juventud y a comprometernos a tope con la Iglesia. Por la tarde nos visitaron Álvaro, Ángela y Raúl, también de Acción Católica, quienes recalcaron la gran importancia de la vida parroquial y de acompañar a los jóvenes en la vida espiritual. A continuación, Juan Carlos Gutiérrez, de MIES, nos relató su impactante testimonio de fe.

La formación también incluyó una amena presentación y una dinámica acerca de la Exhortación Apostólica Christus Vivit, que tuvo lugar el lunes por la tarde; y esa misma noche un cine-fórum, donde se proyectó el documental sobre la Hermana Clare Crockett «¡O todo o nada!»; es impresionante ver cómo el Señor es capaz de transformar la vida de una persona, incluso aunque esté alejada. Por último, el mismo jueves, antes de finalizar las Jornadas, nos reunimos por grupos en un ambiente sinodal, con propuestas para la Delegación de Juventud, y que fue un encuentro de gran riqueza para todos.

Los momentos de descanso en comunidad han incluido agradables momentos en la playa durante los tres primeros días (no se nos olvidará la intensidad de las olas del lunes), y un viaje a Nerja el miércoles por la noche, donde juntos pudimos disfrutar de su bello entorno.

El eje en torno al cual se han vertebrado estas Jornadas ha sido, sin duda, la Eucaristía diaria. Un momento donde hemos podido recargar las pilas recibiendo al Señor, y donde el jueves, además, renovamos las promesas de nuestro bautismo; a modo de envío, nos comprometimos a renovar nuestro compromiso de llevar a Cristo a todos, y de transmitir a los demás nuestro amor por la Iglesia, que es Madre. El coro, con sus alegres canciones, nos ha ayudado a todos a rezar proporcionándonos un buen clima de oración.

Precisamente la oración ha tenido también una gran importancia: así, hemos rezado en comunidad una parte de la Liturgia de las Horas; hemos disfrutado una vigilia de oración en presencia de Jesús Sacramentado durante la noche del martes (en la que hemos pedido por los jóvenes y por las vocaciones); y el jueves por la mañana tuvimos una oración a la Virgen, nuestra Madre del Cielo, que intercede siempre por todos ante Su Hijo Jesucristo, el eternamente joven.

Clausuramos las Jornadas con una gran alegría por los momentos vividos durante estos cuatro días, en los que además hemos podido conocer los testimonios vocacionales de algunos jóvenes, así como muchos pequeños momentos en los que hemos podido compartir los unos con los otros nuestras experiencias personales de Dios. Nos dirigimos de vuelta a nuestras casas muy ilusionados en animar la pastoral juvenil.

Queremos agradecer a la Delegación de Juventud y a la Casa de Espiritualidad de Trayamar todos los esfuerzos por hacer de estas jornadas unos momentos inolvidables, así como a todos los ponentes de las charlas formativas, que han sido luces que nos ha puesto el Señor. Y, por supuesto, a todos los jóvenes que nos han acompañado, que con sus testimonios de fe (que nos ayudan a ver la acción de Dios en vuestras vidas y son un ejemplo para todos), su cercanía y la fuerza de su juventud nos han regalado unos momentos de gran fraternidad. Ahora Cristo nos invita a bajar del Tabor y llevar a nuestros ambientes todo lo que hemos recibido en estos días, a la vez que esperamos con gran ilusión las próximas Jornadas Juveniles de Verano. Mientras tanto, seguimos unidos en oración.

ALBUM DE FOTOS:

PRIMER DÍA: https://photos.app.goo.gl/L11ddVGEdxmwCrAJ9

SEGUNDO DÍA: https://photos.app.goo.gl/5sSY2NeYz8tyrjcGA

TERCER DÍA: https://photos.app.goo.gl/Jf5LoZqStKtUHBL57

CUARTO DÍA: https://photos.app.goo.gl/pRun3gEp8hwEsjtE9