Testimonio del Retiro

324

Con el lema “Ten fe, rema mar adentro”, comenzamos el fin de semana del 8 de Marzo el Retiro de Cuaresma, unos días de reflexión, oración, convivir y compartir. No se puede explicar con palabras lo que las 25 personas que participamos vivimos allí.

El lugar era el idóneo, la naturaleza, el silencio y la tranquilidad, se notaba Paz en el ambiente. Las personas eran increíbles, yo pienso que uno de los puntos fuertes de este retiro aparte de la reflexión ha sido el compartir con cada uno de ellos lo que sentías en cada momento, cada vez que alguno abría la boca para decir algo yo me enriquecía, y me hacían pensar en cosas que a lo mejor yo nunca me había planteado.

Para mí era ya el tercer retiro, pero para algunos era el primero; ver a esas personas integrarse y participar durante cada una de las puestas en común tras las reflexiones era algo que no tenía precio.

Personalmente he descubierto mis carencias como cristiana, cómo se encuentra mi fe en este momento de mi vida, en qué aspectos debería mejorar y sobre todo qué quiere Dios de mí, siempre con la tranquilidad de que Él está conmigo y nunca me abandonará.

En cada una de las cosas que hemos hecho se notaba la presencia del Señor: laudes, vísperas, completas, vía crucis, incluso en las comidas. Te das cuenta que hay veces que tienes que parar y dedicándole un poco de tiempo puedes llegar a conectar con Él.

Doy gracias a Dios por este fin de semana y por poner a tanta gente buena en mi camino.

M.