Cuarta etapa: Arzúa – O Pedrouzo

382

Comenzamos la penúltima etapa, más suave que la anterior, con una mañana fresca y un nuevo símbolo en el que fijarnos: el bastón en el que nos apoyamos.

El fragmento de la parábola del hijo pródigo que nos ha acompañado hoy es la reflexión del hijo, una vez tocado fondo, y la vuelta y encuentro con su padre (Lv 15, 17 – 24). Hemos Celebrado el sacramento de la penitencia para que la Gracia nos permita ver en el abrazo con el Apóstol Santiago, un símbolo del abrazo con el Padre.

IMG_3473.JPG

IMG_3456.JPG

IMG_3457.JPG

IMG_3470.JPG